XCerrar

Al navegar por nuestro sitio web, usted acepta la utilización de cookies para ofrecerle servicios y proponerle ofertas adaptadas a sus intereses.

Más información y configuración de cookies

Los radicales libres

Los radicales libres causan numerosos daños a las células cutáneas, provocando modificaciones clínicas características del envejecimiento cutáneo. ¿Cómo se forman? ¿Cómo actúan? ¿Cómo combatirlos para proteger nuestra piel?

Los radicales libres: enemigos de nuestra piel

Los radicales libres, moléculas que han perdido un electrón, y por tanto inestables e hiperreactivas, alteran las moléculas biológicas. Se forman de manera espontánea en presencia de oxígeno y de rayos UV. Los principales radicales libres –o especies reactivas de oxígeno (ROS)– son:

  • El radical superóxido, O2: procedente del oxígeno que absorbemos para quemar los alimentos y utilizado por los glóbulos blancos para eliminar bacterias y virus;
  • El radical hidroxilo, OH: procedente de las moléculas de agua contenidas en nuestro cuerpo;
  • El peróxido de hidrógeno H2O2 (agua oxigenada) que, en presencia de hierro, genera el radical hidroxilo;
  • El oxígeno singlete, O2, forma activada del oxígeno, producido por los rayos UV.

 

Radicales libres y estrés oxidativo

En nuestro organismo, los ROS se forman permanentemente por las reacciones bioquímicas fisiológicas, principalmente por la mitocondria, la central energética de la célula. Pero también proceden, en grandes cantidades, de factores externos como los rayos UV sobre todo, el tabaco, la contaminación, etc.

Para controlar la formación de los ROS producidos in vivo (necesarios en pequeñas cantidades), la célula dispone de un sistema de defensa y de reparación intrínseca: antioxidantes celulares, enzimas, apoptosis (muerte programada de la célula), etc. Pero cuando se producen en cantidad excesiva y la célula “desbordada” no puede eliminarlos, atacan la membrana celular, el ADN, las proteínas. Cuando se produce un desequilibrio entre oxidantes y antioxidantes, hablamos de estrés oxidativo.