XCerrar

Al navegar por nuestro sitio web, usted acepta la utilización de cookies para ofrecerle servicios y proponerle ofertas adaptadas a sus intereses.

Más información y configuración de cookies

Cuidado de la piel asiática

El aclaramiento de la tez es una de las principales preocupaciones de las mujeres asiáticas sujetas a alteraciones pigmentarias. Pero también tienen una piel sensible que requiere cuidados adaptados.

Piel asiática: en busca de una tez perfecta

Por lo general, las mujeres asiáticas tienen una piel más espesa que las caucasianas. Menos sensible a los cánceres cutáneos provocados por los rayos UV, la piel asiática posee una buena capacidad de reparación del ADN de las células cutáneas tras la exposición. Sin embargo, la barrera cutánea de las pieles asiáticas es menos eficaz. El índice de hidratación es más reducido, ya que la capa córnea contiene menos NMF (Natural Moisturizing Factor). El acné es corriente y también puede dejar manchas.

Arrugas tardías en una piel asiática

Los signos del envejecimiento se instalan de manera diferente y aparecen, como media, 10 años más tarde. Las arrugas se forman más a nivel de las patas de gallo, de la frente, del contorno de ojos y de la boca. Son poco acentuadas hasta los 40 años pero, después, el proceso se acelera de manera no lineal. El espesor de la epidermis disminuye, sobre todo en las zonas expuestas donde la renovación celular es peor. Se observa también una pérdida de elasticidad. Las arrugas aumentan en la superficie y en profundidad a lo largo de los años, pero pasados los 60 años su número y su longitud prácticamente no varía.

Problemas pigmentarios específicos de las pieles asiáticas

El envejecimiento de la cara en las mujeres asiáticas se manifiesta primero por la aparición de manchas pigmentarias. Las primeras irregularidades se observan hacia los 30 años en las mejillas y en la frente, zonas fotoexpuestas que presentan depósitos de melanina. Estas hiperpigmentaciones se acentúan a partir de los 50 años. Además, con la edad la piel adquiere un tono amarillo. El sol no es el único responsable. Las hormonas también desempeñan un papel en el control de la pigmentación al provocar desajustes en la melanogénesis (el proceso de formación de melanina), aunque también habría que tener en cuenta un origen genético.

Piel asiática: una piel a menudo hipersensible

Las mujeres asiáticas presentan a menudo una piel muy sensible, incluso intolerante al estrés del entorno, como por ejemplo el efecto de la contaminación en la piel. Enrojecen y se inflaman rápidamente. Con diferencias según las regiones de Asia, los climas, los hábitos alimenticios y el modo de vida.

Cuidados Biomiméticos recomendados:
B03 Leche desmaquillante fisiológica

B04 Aceite sedoso desmaquillante

B05 Tónico fisiológico

B07 Espuma limpiadora destoxificante

B20 Fluido refrescante no graso

B21 Emulsión ligera hidratante