XCerrar

Al navegar por nuestro sitio web, usted acepta la utilización de cookies para ofrecerle servicios y proponerle ofertas adaptadas a sus intereses.

Más información y configuración de cookies

OMEGA-3
Indicación principal: piel muy seca

ACTIVO PURO A34
Síntesis bibliográfica

Denominación INCI: ALGAE EXTRACT
Extracto de microalgas verdes (Nannochloropsis oculata) graduado en Omega-3

Los Omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados cuyo primer enlace doble a partir de la extremidad metílica aparece a nivel del tercer átomo de carbono. El ácido -linolénico (ALA, C18:3), el ácido eicosapentaenóico (EPA, C20:3) y el ácido docosahexaenóico (DHA, C22:3) son los principales omega-3 presentes en nuestra alimentación y en nuestros tejidos. El ALA es el único que el organismo no puede fabricar. El organismo puede sintetizar el EPA y el DHA a partir del ALA mediante una serie de reacciones de elongaciones y desaturaciones. No obstante, la reducida cantidad producida no responde a las necesidades del cuerpo humano.
Por lo tanto, la alimentación es la principal fuente de aporte de omega-3. Las algas, el pescado, la colza y las nueces son especialmente ricas en omega-3.

Estos ácidos grasos tienen efectos favorables en la composición de las membranas celulares, así como en numerosos procesos biológicos, como la regulación de la tensión arterial o la elasticidad de los vasos. En la piel, los ácidos grasos esenciales desempeñan a la vez:
• Un papel estructural: son los constituyentes de los lípidos membranarios.
• Un papel funcional: actúan en muchos niveles, en particular en los fenómenos inflamatorios, en la acción inmuno-moduladora, en la proliferación y en la diferenciación de los queratinocitos, en la queratinización de los conductos de las glándulas sebáceas.

Una carencia de ácidos grasos esenciales, principales constituyentes de las ceramidas, se traduce por anomalías en la cohesión intercelular de la capa córnea. En paralelo, la fase lipídica de la película de superficie se empobrece. Por tanto, la función barrera de la piel deja de estar asegurada y la pérdida insensible de agua aumenta.

Los signos clínicos son bien conocidos: pérdida de elasticidad y de flexibilidad, descamación, eritema, hiper-reactividad, sensación de tirantez y sequedad.

MECANISMOS DE ACCIÓN / PRUEBAS DE EFICACIA

Se ha puesto en evidencia que la difusión de los ácidos grasos a través de las células de la epidermis es rápida. Así, en aplicación tópica, la piel metaboliza los ácidos grasos esenciales que actúan mediante 3 grandes acciones:

• Condicionan la producción de eicosanoides antiinflamatorios [1-2].
El entorno debilita los fosfolípidos membranarios que se degradan en ácido araquidónico. Este se transforma después en leucotrienos y en prostaglandinas que inducen la inflamación. El EPA y el DHA actúan limitando la formación de los leucotrienos y reducen así el proceso inflamatorio.

• Se incorporan a las membranas celulares en forma de fosfolípidos [2-3].
Al incorporarse a las membranas celulares en forma de fosfolípidos 3-4 y al influir en la actividad de las proteínas transmembranarias, los ácidos grasos de cadena larga vuelven a dar fluidez al tejido y flexibilidad a la piel. La función barrera de la piel se recupera así rápidamente.

• Regulan la transcripción génica activando los receptores nucleares PPAR -y RXR [2].
Los PPAR -(Receptores Activados por los Proliferadores de Peroxisomas) desempeñan un papel importante en la estimulación del desarrollo de las glándulas sebáceas y la lipogénesis. La activación de estos receptores permite estimular la secreción de lípidos, favoreciendo así la formación de la película hidrolipídica. Esta película recubre la superficie de la epidermis y asegura la protección natural de la piel. Auténtico escudo frente a las agresiones del entorno, desempeña también un papel esencial en la elasticidad y la flexibilidad de la piel [4].

Un estudio in vivo ha puesto de manifiesto, en 12 pacientes afectados por dermatitis atópica, la acción de una pomada que contiene un 1,2% de DHA y un 0,6% de EPA frente al placebo. Durante 4 semanas, se realizan de 2 a 3 aplicaciones diarias. En relación con el aspecto de la piel al inicio del estudio (eritema, pápula, descamación, etc.), se observa una mejora del 80% con la pomada de omega-3 frente al placebo, en el que no se observa ninguna diferencia significativa [1].

LA OPINIÓN DE NUESTRO EXPERTO

Los ácidos grasos insaturados son indispensables para la vida de nuestras células y, en particular, para la formación de sus membranas. En perpetuo “reciclaje”, participan en los fenómenos inflamatorios y pueden regularlos. Tienen acciones génicas y se está descubriendo su importancia en los fenómenos de homeostasis, en particular de acumulación de grasas o de regulación del metabolismo de los lípidos. Los omega-3 serían importantes en el control de la psoriasis. Al contrario que los activos farmacológicos ajenos al organismo, el concepto de concentración y de dosis está en relación con el estado de equilibrio individual, y se podría hablar de ratios entre diferentes ácidos grasos (relación omega-3/omega-6, por ejemplo). En todos los casos, son necesarias concentraciones relativamente importantes para esperar una acción significativa por vía cutánea.

DOSIS EFICAZ
El conjunto de las publicaciones y de los estudios científicos, de los usos habituales de este activo y la opinión de nuestro experto llegan a la conclusión de utilizar el Activo puro Omega-3 en una dosis de 38 mg por frasco.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


Esta información se facilita a título informativo, no constituye en ningún caso una información médica, y no asumimos responsabilidad alguna por la misma. Estos documentos solo podrán copiarse y reproducirse con fines exclusivamente informativos para un uso personal y privado. Toda utilización de una copia o reproducción con otros fines queda expresamente prohibida, conllevando la responsabilidad del usuario en el sentido del artículo L 122-3 de la Ley de propiedad intelectual de Francia (Code de la Propriété Intellectuelle).