XCerrar

Al navegar por nuestro sitio web, usted acepta la utilización de cookies para ofrecerle servicios y proponerle ofertas adaptadas a sus intereses.

Más información y configuración de cookies

 

MIMOSA TENUIFLORA
Indicación principal: piel madura, fina, debilitada
ACTIVO PURO A10
Síntesis bibliográfica
 
  • Denominación INCI: MIMOSA TENUIFLORA BARK EXTRACT
  • Extracto absoluto de Mimosa tenuiflora
 

Las propiedades de la corteza de la mimosa tenuiflora, de nombre común “Árbol de la piel” o Tepezcohuite de México, se explotan desde hace muchos años en la medicina tradicional. La mimosa tenuiflora es conocida por su capacidad para reconstituir de forma espectacular la epidermis alterada. Posee propiedades regeneradoras del tejido epidérmico. En el siglo X, los curadores mayas utilizaban ya el polvo de su corteza sobre lesiones cutáneas. En 1984, la explosión de una central de gas provocó más de 3.000 quemados. Como consecuencia de la carencia de medicamentos, la Cruz Roja sugirió que se utilizar la corteza de este árbol sobre las heridas. Los resultados asombraron a los médicos.

Se observó que en quemados importantes, con más del 60% de la piel destruida, la epidermis se reconstituía con una rapidez fulgurante. La primera cicatrización apareció al cabo de 15 días, y 26 días después, los quemados tenían una piel nueva. Al término de un ciclo de 90 días, la piel se reconstituye de manera idéntica con su material celular, su potencial pigmentógeno y su sistema piloso sin ninguna traza ni secuela. Estos resultados se confirmaron cuando se produjo el terremoto de México al año siguiente.

Fue así como todo el mundo pudo ver las propiedades que ya conocían los antiguos mayas. En los años noventa, el extracto de corteza de mimosa tenuiflora se convirtió en un activo ineludible. Hoy en día, forma parte de la composición de numerosos productos dermocosméticos con propiedades cicatrizantes y regeneradoras.

 

  • MECANISMOS DE ACCIÓN / PRUEBAS DE EFICACIA

 

La utilización del extracto seco de corteza de mimosa tenuiflora ha demostrado su eficacia en la cicatrización [1]. Al 5% es eficaz para tratar las úlceras venosas de la pierna [2]. En efecto, la aplicación tópica de este extracto durante 8 semanas induce una disminución del tamaño de la herida en un 92%. Se observa una eficacia terapéutica en todos los pacientes tratados. Esta acción cicatrizante se explica in vitro por la capacidad de los mimonósidos para estimular el índice mitótico y, por tanto, la regeneración celular [3, 4]. Otras moléculas extraídas de la corteza de mimosa tenuiflora, les arabinogalactanas, también se han identificado como factor que estimula la viabilidad celular y la proliferación celular de los fibroblastos [5].

 

  • LA OPINIÓN DE NUESTRO EXPERTO

 

Tradicionalmente reconocidos en la cicatrización, la caracterización de los extractos de mimosa tenuiflora puede resultar difícil.

La presencia de polifenoles es beneficiosa para los procesos de protección del estrés oxidativo y de control de la inflamación. Las tasas habituales se sitúan en torno al 16% en la corteza.

No obstante, muchas otras sustancias conforman la originalidad farmacológica de esta planta, como los saponósidos derivados de la bioquímica terpénica del vegetal, los mimonósidos. En concentraciones mucho más reducidas (< 0,1%), se acercan a los asiaticósidos, por ejemplo, y parecen ser responsables de una estimulación celular dérmica.
Se han mencionado los fitosteroles, alcaloides, derivados sacarídicos. Se puede citar también la presencia de sustancias enteogénicas como la dimetiltriptamina. Si su mecanismo de acción sobre la piel todavía no se ha elucidado, es inevitable asociar la presencia de estas sustancias neuroactivas a los efectos calmantes del dolor de las quemaduras que se observan en la utilización tradicional de la planta.

La reivindicación de los efectos tradicionales de la planta estará por tanto condicionada al tipo de extracto utilizado y a su concentración en diferentes elementos activos. En este contexto, la dosis óptima que pueda derivarse de la bibliografía debe relativizarse. Parecería que una dosis del rango del % en taninos podría ser válida en ausencia de ensayos y datos comparativos.

En resumen, el mérito de esta planta es incontestable. No obstante, la utilización de algunos extractos cosméticos debe ser objeto de validación mediante ensayos biológicos según las propiedades que quieran reivindicarse.

 

  • DOSIS EFICAZ

[1] Jurema-preta (Mimosa tenuiflora[Willd] Poir) : a review of its traditionnal use, phytochemistry and pharmacology. De Souza RSO et al. Brazilian archives of biology and technology, 51(5): 937-947. 2008.

[2] Therapeutic effectiveness of mimosa tenuiflora cortex extract in venous leg extract ulceration treatment. Rivera-Arce E et al. J. Ethnopharmacol 12:109(3): 523-528. 2007.

[3] Pharmacognosy of Mimosa tenuiflora (Willd.) Poiret. Anton R et al. J. Ethnopharmacol. 38 (2-3) : 153-157. 1993.

[4] Effects of saponins from mimosa tenuiflora on lymphoma cells and lymphocytes. Jiang Y et al. Phytotherapy research, 6(6):310- 313. 1992.

[5] Arabinogalactans from mimosa tenuiflora (Willd.) Poiret bark as active principles for wound healing properties : specific enhancement of dermal fibroblast activity and minor influence on HaCat keratinocytes. Zippel J et al. J. Ethnopharmacol. 124 (3) : 391-396. 2009.

 

El conjunto de las publicaciones y de los estudios científicos, de los usos habituales de este activo y la opinión de nuestro experto llegan a la conclusión de utilizar el Activo puro Mimosa tenuiflora  en una dosis de 75 mg por frasco.

 

  • REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

Esta información se facilita a título informativo, no constituye en ningún caso una información médica, y no asumimos responsabilidad alguna por la misma. Estos documentos solo podrán copiarse y reproducirse con fines exclusivamente informativos para un uso personal y privado. Toda utilización de una copia o reproducción con otros fines queda expresamente prohibida, conllevando la responsabilidad del usuario en el sentido del artículo L 122-3 de la Ley de propiedad intelectual de Francia (Code de la Propriété Intellectuelle).