GLUCONATO DE ZINC
Indicaciones principales: exceso de sebo, granos,
imperfecciones cutáneas
ACTIVO PURO A20
Síntesis bibliográfica
 
  • Denominación INCI: ZINC GLUCONATE
  • Molécula con un grado de pureza superior al 97% obtenida mediante biosíntesis
 

El zinc es uno de los elementos traza más abundante en el cuerpo humano (aproximadamente 2 g). Está presente en todas las células e interviene en aproximadamente 200 reacciones enzimáticas. El zinc ocupa un lugar importante en la piel: es necesario para la división celular, el crecimiento y la regeneración de los tejidos. De manera general, el zinc interviene asimismo en:
• El funcionamiento del sistema inmunitario
• El transporte de las vitaminas A y E
• La incorporación de los ácidos grasos en los fosfolípidos
• La inhibición de la actividad de la 5-α-reductasa que interviene en la secreción del sebo
• La inhibición de la actividad de la enzima que produce la degradación de los triglicéridos en ácidos grasos libres
• La síntesis de la melanina

 

Se le atribuye asimismo una acción antioxidante y cicatrizante. El zinc es uno de los principales constituyentes astringentes y antisépticos en cosmética. Para garantizar su estabilidad y su disponibilidad, se utiliza en forma de gluconato de zinc.

  • MECANISMOS DE ACCIÓN / PRUEBAS DE EFICACIA

El zinc es un potente inhibidor de la 5-α-reductasa [2, 3]. Esta enzima cataliza la transformación de los andrógenos en DHT (dihidrotestosterona) que se fijan en los receptores situados en las glándulas sebáceas. Esta fijación provoca la producción de sebo. El zinc, al inhibir esta enzima, frena la hiperseborrea.

Algunas pruebas in vivo han confirmado esta acción del zinc [2]. La medida de la producción de sebo en la superficie de la piel durante un tratamiento tópico con zinc muestra una disminución de la cantidad de sebo producida.

Además, los iones zinc ejercen una acción antiinflamatoria. En efecto, en cultivos de queratinocitos, el zinc reduce la activación de estas mismas células. Disminuye la producción de TNF-a y preserva la viabilidad celular [4].

In vitro, el zinc produce una reducción del estrés oxidativo. Por tanto, forma parte de la gran familia de los antioxidantes. En un primer momento, formaría mercáptidos con los agrupamientos tiol de las membranas de las proteínas, impidiendo, así, la formación de radicales con otros iones metálicos. Por otra parte, mantendría la actividad y la estructura de la superóxido dismutasa. Por último, aumentaría la concentración en metalotioneínas que son destructores de radicales libres [5].

El zinc también es conocido por su actividad antiséptica. Se han llevado a cabo estudios sobre cultivos de microorganismos como el E. Coli, S. Aureus o el C. Albican. De los mismos se desprende que el zinc tiene la capacidad de inhibir la proliferación bacteriana y fungistática [1].

Por último, se ha puesto de manifiesto una acción cicatrizante [6, 7].

  • LA OPINIÓN DE NUESTRO EXPERTO

El zinc, como modulador de la 5a-reductasa es bien conocido y está establecido. Posee también una actividad antimicrobiana, variable no obstante en función de la forma de sal elegida y sus asociaciones (cobre, por ejemplo).

Su preconización para las pieles grasas con tendencia acneica es habitual.

Su disponibilidad sigue siendo un reto. Las formas de sales “orgánicas” son preferibles a las sales minerales. El salicilato, el acetato, el gluconato son los que se utilizan más habitualmente.

Por su naturaleza quelatante, el zinc puede, por otra parte, interactuar con determinados excipientes de las fórmulas (dobletes libres como los hidróxilos) y encontrarse atrapado en complejos que deberán intercambiarse en el medio biológico. Por prudencia, es por tanto recomendable validar mediante pruebas.

Por su forma gluconato, una concentración del 2% podría resultar interesante. No obstante, en todos los casos, deben albergarse expectativas moderadas respecto a la actividad obtenida a corto plazo. Utilizado solo, es en mayor medida un modulador de terreno (piel grasa). Una buena eficacia rápida en el acné requiere su asociación con, como mínimo, un queratolítico como el ácido salicílico.

  • DOSIS EFICAZ

El conjunto de las publicaciones y de los estudios científicos, de los usos habituales de este activo y la opinión de nuestro experto llegan a la conclusión de utilizar el Activo puro Gluconato de Zinc en una dosis de 435 mg por frasco.

  • ESTUDIOS CIENTÍFICOS

[1] Determinación de la concentración mínima de activos Informe de ensayos B09-00026 Dr. C LENS F THERY

Actividad

Método y Duración

Productos probados y dosis

Resultados

Actividad inhibidora en relación con microorganismos

Puesta en contacto del producto con un caldo nutritivo concentrado graduado.
Se han probado las siguientes concentraciones de sulfato de zinc:
0,25, 0,5, 0,75, 1 y 1,5 % en relación con S Aureus y E Coli
0,75, 1, 1,5, 2 y 2,5 % en relación con C Albicans
Tras incubación 24 h a 32 °C, se aprecia crecimiento microbiano. Se lleva a cabo un recuento.
La concentración mínima inhibidora se evalúa y corresponde a la primera concentración lo que permite volver al inóculo de partida.

0,25, 0,5, 0,75, 1, 1,5, 2 y 2.5 % de sulfato de zinc o gluconato

Se han evaluado as concentraciones mínimas inhibidoras:
-Inferior al 0,25% de sulfato de zinc, a saber 0,4% de gluconato de zinc, para S Aureus y E Coli,
-Inferior al 0,75% de sulfato de zinc, a saber 1,2% de gluconato de zinc, para C Albicans.
Se llega por tanto a la conclusión de que el zinc inhibe la proliferación bacteriana y fungistática.

 

  • REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

[2] Effect of a topical erythromycin-zinc formulation on sebum delivery. Evaluation by combined photometric-multi-step samplings with Sebutape. Pierard GE and Pierard-Franchimont C, Clinical and Experimental Dermatology, 18(5):410-413. 1993.

[3] Inhibition of 5α-réductase activity in human skin by Zinc and azelaic acid. Stramatiadis D et al, British Journal of Dermatology,119(5): 627-632. 1988.

[4] Protective effect of Zinc on keratinocyte Activation markers induced by interferon or nickel. Gueniche A, Acta Derm Venereol,75(1): 19-23. 1995.

[5] Antioxidant-like properties of Zinc In Activated Andothelial Cells. Hennig B and McClain GJ, Journal of the American College of Nutrition, 18(2):152–158. 1999.

[6] Zinc in wound healing : theoretical, experimental and clinical aspects. Lansdown ABG et al, Wound rep reg, 15(1):2-16. 2007.

[7] In vitro modulation of keratinocyte wound healing integrins by zinc, copper and manganese. Tenaud I et al, British Journal of Dermatology, 140,(1):26-34. 1999.

 

Esta información se facilita a título informativo, no constituye en ningún caso una información médica, y no asumimos responsabilidad alguna por la misma. Estos documentos solo podrán copiarse y reproducirse con fines exclusivamente informativos para un uso personal y privado. Toda utilización de una copia o reproducción con otros fines queda expresamente prohibida, conllevando la responsabilidad del usuario en el sentido del artículo L 122-3 de la Ley de propiedad intelectual de Francia (Code de la Propriété Intellectuelle).