XCerrar

Al navegar por nuestro sitio web, usted acepta la utilización de cookies para ofrecerle servicios y proponerle ofertas adaptadas a sus intereses.

Más información y configuración de cookies

El envejecimiento de la piel

El envejecimiento depende del desequilibrio entre la producción de ROS (los principales radicales libres), las defensas del organismo, los sistemas celulares encargados de eliminar o de reparar los compuestos celulares dañados.

Envejecimiento de la piel bajo la acción de los ROS

En la piel, los rayos UVA son absorbidos por los cromoforos que, excitados, proporcionan la energía necesaria para la formación de ROS. La membrana celular, constituida en gran parte por fosfolípidos que contienen una gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, cuyos enlaces dobles le confieren su fluidez, es un objetivo predilecto. La peroxidación lipídica altera su fluidez y su capacidad para comunicar con las demás células.

Cuando la membrana está alterada, los ROS pueden atacar el núcleo y por tanto el ADN de la célula. Inducen entonces mutaciones o errores de replicación del ADN y una disminución de sus capacidades de reparación, modificaciones que pueden llegar hasta la aparición de cánceres. En la dermis, los ROS actúan sobre la elastina, el colágeno. Las fibras de colágeno son menos numerosas, fragmentadas y desorganizadas.

Nuestras defensas contra el envejecimiento de la piel

Se trata de sustancias presentes en pequeñas cantidades en el interior de la célula:

  • enzimas como la SOD (Superóxido dismutasa), las catalasas, la glutatión peroxidasa;
  • antioxidantes liposolubles: vitamina E, carotenoides que impiden la degradación de los lípidos de la membrana celular;
  • antioxidantes hidrosolubles: vitamina C, estrógenos, ácido úrico, etc.

 

Los signos del envejecimiento de la piel

La acción prolongada de los ROS provoca arrugas y arruguillas, sequedad, piel más espesa, menos elástica (llegando hasta la elastosis solar) y menos firme. Puede también provocar una fotosensibilización, con la aparición de pequeños vasos, dar a la tez un aspecto apagado y causar todos los inconvenientes provocados por una exposición a los rayos UV: pigmentación irregular, lentigos actínicos, queratosis e incluso cánceres cutáneos.

El aporte de anti-radicales por vía tópica asociado a la protección solar puede actuar sobre todos los daños causados por los ROS y por tanto frenar el envejecimiento.