XCerrar

Al navegar por nuestro sitio web, usted acepta la utilización de cookies para ofrecerle servicios y proponerle ofertas adaptadas a sus intereses.

Más información y configuración de cookies

Cuidados para el hombre

Los hombres, en particular entre los 25 y los 45 años, son un nuevo objetivo para la cosmética. Esperan tratamientos dermatológicamente adaptados a su piel, que funcionen, con resultados inmediatos y visibles. Cada vez más conscientes de su aspecto físico, los hombres han descubierto el placer de cuidarse, siendo conscientes a la vez de que su piel, diferente de la de las mujeres, tiene necesidades específicas.

Las expectativas precisas de los hombres en materia de cuidados

Los hombres demandan productos que no requieran mucho tiempo y prefieren los productos multifuncionales. Prefieren los tubos y los frascos de bombeo a los botes de crema. No se sienten atraídos por los cosméticos que dejan una sensación grasa o un efecto de brillo, prefieren texturas ligeras, frescas, fluidas o en gel.

Además de las espumas de afeitar, sedosas y firmes que protegen la piel y facilitan el deslizamiento de la cuchilla, demandan productos antiedad y antifatiga, en particular para el contorno de ojos, astringentes que limiten los efectos del sebo y disminuyan el diámetro de los poros.

Cuidados adaptados a la piel del hombre

La piel masculina presenta diferencias estructurales, fisiológicas y funcionales respecto a la de las mujeres.

Una película hidrolipídica más rica

En efecto, la piel de los hombres es 10 veces más rica que la de las mujeres en testosterona (transformada en su metabolito activo, la dihidrotestosterona, por la 5 alfa reductasa), por lo que las glándulas sebáceas son más numerosas y la producción de sebo más elevada. Por lo general, la piel del hombre se considera mixta o grasa.

Este tipo de piel es más espesa, está más hidratada. También es ligeramente más oscura debido a un mayor índice de pigmentos y de caroteno, una densidad vascular más importante, y también porque los hombres se exponen más fácilmente al sol sin protección.

Envejecimiento más tardío

Debido a la cantidad de lípidos de superficie, a una mejor hidratación, a una mayor firmeza –gracias a la presencia de un índice de colágeno superior al de las mujeres– y a una secreción hormonal más duradera en el tiempo, la piel de los hombres envejece más tardíamente.

Sin embargo presenta un problema debido al envejecimiento extrínseco y a comportamientos menos preventivos que las mujeres: exposición al sol, tabaco, alcohol, hábitos alimenticios diferentes. Si el envejecimiento tarda más en aparecer, al final será a menudo más marcado: arrugas más profundas, vasos aparentes, manchas y queratosis actínicas más visibles.

El afeitado: el problema masculino

El afeitado es una agresión diaria cuya única ventaja es la renovación celular. Pero elimina la película lipídica natural y crea microheridas que provocan la aparición de irritaciones, picor, sensación de tirantez, rojeces, que se acentúan si se utilizan lociones con alcohol. Puede provocar una inflamación del folículo piloso, en ocasiones pelos encarnados, sobre todo en caso de barba abundante y densa. La respuesta: productos que permiten preservar el pH fisiológico de la piel, reconstituir la película hidrolipídica, prevenir la inflamación del folículo piloso.