XCerrar

Al navegar por nuestro sitio web, usted acepta la utilización de cookies para ofrecerle servicios y proponerle ofertas adaptadas a sus intereses.

Más información y configuración de cookies

 

ÁCIDO CÍTRICO - AHA
Indicaciones principales: tez apagada, falta de luminosidad
ACTIVO PURO A60
Síntesis bibliográfica
 
  • Denominación INCI : CITRIC ACID
  • Molécula con un grado de pureza superior al 91% obtenida mediante biotecnología

 

La pérdida de luminosidad de la tez puede deberse a la tez cerosa característica de las pieles grasas asociadas a poros dilatados o ser una de las consecuencias del envejecimiento cutáneo debido a:

  • El espesamiento de la capa córnea por acumulación de corneocitos, lo que disminuye la transparencia de la epidermis
  • El adelgazamiento de la epidermis viva
  • La desaceleración de la actividad y del turn-over (renovación) de los queratinocitos
  • Una densidad melanocitaria incrementada e irregular.
    Capaces de modificar la cohesión de los corneocitos, acelerando así el proceso de descamación, los AHA modulan la renovación epidérmica.

Además, en relación con otros AHA, el ácido cítrico posee una propiedad astringente que permite cerrar los poros dilatados y dar a la piel una textura más fina (propiedad ampliamente reconocida y, por lo general, asociada al uso tradicional del limón).

 

  • MECANISMOS DE ACCIÓN / PRUEBAS DE EFICACIA

 

Debido a la multiplicidad de sus acciones, los AHA son capaces de actuar sobre numerosos parámetros:
• Efecto queratolítico/descamante:
Los AHA modifican las fuerzas de unión intercorneocitarias disminuyendo la electronegatividad de los corneocitos. Los corneocitos son portadores de cargas iónicas positivas (grupos aminos de los ácidos aminados básicos que constituyen sus membranas celulares) y de cargas negativas (unidas a grupos fosfatos y sulfatos, también membranarios). Entre estas cargas opuestas se establecen fuerzas de atracción. Los AHA compiten con las enzimas “fijadoras” de los grupos sulfatos y fosfatos en la superficie de las células córneas, sustituyen a dichas enzimas e impiden la fijación de dichos grupos, lo que provoca una disminución de su densidad causando una caída de la electronegatividad. Al debilitarse las fuerzas de cohesión, se favorece la descamación [1].
• Regulación de la hidratación:
Gracias a sus capacidades higroscópicas y plastificantes, absorbiéndose en los grupos polares de la queratina, los AHA tienen propiedades hidratantes. Gracias a su poder hidratante, los AHA modifican también las uniones iónicas intercorneocitarias ya que, cuando la capa córnea está hidratada, la distancia entre los corneocitos aumenta, reduciéndose por tanto las fuerzas de unión [1].
• Aceleración de la renovación epidérmica:
El efecto “peeling de superficie” de los AHA provoca una disminución del espesor de la capa córnea. Este fenómeno está acompañado de un aumento del espesor de la epidermis viva y de una aceleración de la renovación epidérmica, que se observa sobre todo al inicio del tratamiento [1].
• Efectos sobre los componentes de la dermis y de la epidermis:
Los AHA estimulan la producción de GAG (glicosaminoglicanos) en la dermis y en la epidermis. El ácido cítrico al 20% (aplicado 2 veces/días durante 3 meses) aumenta el contenido dérmico y epidérmico en GAG [1, 2]. El ácido cítrico al 25% (aplicado 2 veces/día durante 6 meses) aumenta la densidad de las fibras elásticas y de colágeno en la dermis [1, 3].
Los efectos de estimulación epidérmica relanzan la actividad fibroblástica, por ejemplo en los procesos de cicatrización epidérmica.
Estos efectos serían responsables del aumento del espesor de la piel que se observa en los tratamientos con AHA.
• Control de la pigmentación:
Se ha demostrado en biopsias de piel que un tratamiento de ácido cítrico al 25% (aplicado 2 veces/día durante 6 meses) permite una mejor y más homogénea distribución epidérmica de la melanina [3].
• Observación:
Los AHA (ácidos alfa-hidróxidos) están reconocidos, en particular, por su potente actividad queratolítica, gracias a su función ácido carboxílica, pero también porque pueden presentar problemas de tolerancia. Se ha demostrado claramente en la literatura que el pH ácido de los preparados concentrados en AHA podía provocar irritaciones. [Kneedler J, Sky S, Sexton L. Understanding Alpha-Hydroxy Acids. Dermatology Nursing; August 1998/Vol.10/No.4]
El ácido cítrico es un AHA con la particularidad de presentar 3 funciones carboxílicas.
En función del pH del entorno, estas funciones carboxílicas serán ácidas (COOH) o básicas (COO-). A cada una de estas 3 funciones carboxílicas se atribuye un pKa, que corresponde al valor pH en el que la función carboxílica en estado básico se convierte en ácido.
Con un pH cutáneo de 5.5, el ácido cítrico con uno de sus pKa a 6.4 tendrá una función ácida, y 2 funciones básicas (pKa 4.76 y 3.13).
El mejor compromiso eficacia/tolerancia parece darse con un pH de 5.5.

 

  • LA OPINIÓN DE NUESTRO EXPERTO

 

El ácido cítrico pertenece a la familia de los AHA cuya molécula más corta es el ácido glicólico. Se trata de un triácido con 3 pKa próximos que ofrecen la ventaja de una zona buffer más amplia. Parece que su tolerancia es mejor que la de los AHA más pequeños (láctico, glicólico).
El efecto de esta serie química requiere la formación de enlaces hidrógeno y de un complejo basado en la presencia de hidrógeno en la función ácido, por lo que se debe formular de manera que se encuentre en medio ácido, pH por debajo del pKa [3,5-4]. La tolerancia y la eficacia se rigen por el pH y la concentración.
La descamación y la cura de lesiones ictiósicas están demostradas, la capa córnea mejora rápidamente y es posible una mejor fijación del agua (en unos días).
Por extensión, el efecto de “peeling” repetido estimula la epidermis y la dermis. Se han obtenido efectos en el fotoenvejecimiento parecidos al ácido retinoico (pero con un mecanismo diferente).
La piel se adapta en un período de aproximadamente un mes a la inflamación y al picor que produce la aplicación. Se observan efectos rápidos (resplandor), pero los efectos medibles en las arrugas pueden requerir varios meses para poder objetivarse.
Los mejores resultados se obtienen con concentraciones elevadas, del orden del 20% de ácido y un pH inferior a 4. Evidentemente, en este caso también, la formulación estable un equilibrio entre la eficacia y la tolerancia, lo que corresponde al compromiso que busca el formulador. No obstante, hay que ser consciente de que, en ocasiones, los efectos desagradables en la primera aplicación caracterizan la actividad del producto.

 

  • DOSIS EFICAZ

 

El conjunto de las publicaciones y de los estudios científicos, de los usos habituales de este activo y la opinión de nuestro experto llegan a la conclusión de utilizar el Activo puro Ácido Cítrico en una dosis de 3000 mg por frasco.

 

  • REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

[1] Alpha-hydroxy-acides et vieillissement cutané. Gougerot-Schwartz A. Encycl Méd Chir, Cosmétologie et Dermatologie esthétique, 50-160-C-12, 7p. 2000.
[2] Citric acid increases viable epidermal thickness and glycosaminoglycan content of sun-damaged skin. Bernstein EF et al. Dermatol Surg. 23(8):689-94. 1997.
[3] Effects of alpha-hydroxy acids on photoaged skin: a pilot clinical, histologic, and ultrastructural study. Ditre CM et al. J Am Acad Dermatol. 34(2 Pt 1):187-95. 1996.

Esta información se facilita a título informativo, no constituye en ningún caso una información médica, y no asumimos responsabilidad alguna por la misma. Estos documentos solo podrán copiarse y reproducirse con fines exclusivamente informativos para un uso personal y privado. Toda utilización de una copia o reproducción con otros fines queda expresamente prohibida, conllevando la responsabilidad del usuario en el sentido del artículo L 122-3 de la Ley de propiedad intelectual de Francia (Code de la Propriété Intellectuelle).